+58 (412)-149 9757    |    claraisabel.cm2@gmail.com

La función principal de un redactor SEO es crear contenido «original» optimizado bajo las directrices del posicionamiento web. Todo con el fin de y aumentar el tráfico orgánico, es decir, la cantidad de visitas que se obtienen naturalmente de los resultados de búsqueda que proporciona (esencialmente) Google.

Al crear contenido relevante y valioso, no sólo proporcionamos información esencial para resolver dudas y satisfacer las necesidades de los usuarios, sino que también aumentamos el potencial de nuestro blog a medida que generamos contenido atractivo para los algoritmos de búsqueda.

¿Qué es el SEO y por qué lo necesitas?

SEO (Search Engine Optimization) se refiere al conjunto de técnicas de optimización que se implementan para incrementar las visitas a un sitio web y mejorar su visibilidad en los principales motores de búsqueda. Si bien puede incluir redacción persuasiva, no es lo mismo que el copywriting.

Un sitio web bien posicionado en Google, por ejemplo, recibe una buena cantidad de tráfico orgánico y por ende, tiene el potencial de generar beneficios a través de los ingresos por publicidad, captación de clientes potenciales y conversión de leads.

El papel del redactor SEO

En este contexto, un redactor SEO debe enfocarse en crear contenido valioso y libre de plagio, siguiendo las directrices de posicionamiento SEO para favorecer la visibilidad e interacción web.

¿Pero en qué consisten exactamente estas directrices y cómo las aplicamos? A continuación, lo explico a detalle.

Directrices de SEO: Lo que el redactor SEO debe considerar

Todo se centra en las palabras clave. Estas palabras clave se relacionan con el tema del artículo e influye directamente en su estructuración. Es importante comprender que existen diferentes tipos de palabras clave: cortas y largas. La selección de cada tipo depende del contexto, necesidades del artículo y estrategias SEO que utilizaremos durante el proceso.

Cuando los motores de búsqueda identifican las palabras clave, automáticamente indexan el artículo para presentarlo como sugerencia en los resultados de búsqueda. Por lo tanto, es fundamental considerar cómo se eligen las palabras clave, tomando en cuenta el tema, estructura del artículo, el volumen de búsquedas en la red, pero sobretodo ¡La calidad de tu web!

De allí la importancia de las auditorias SEO y las ventajas de trabajar mano a mano con profesionales del sector. Tal como OptiServers, un servicio integral con amplía experiencia en diseño web, administración y mantenimiento web, y marketing digital.

¿Cómo seleccionar la palabra clave más adecuada?

Como mencioné anteriormente, es necesario establecer una palabra clave para estructurar la redacción en torno a ella. Lo ideal es realizar un análisis previo sobre las métricas que rigen dicha palabra clave, con el objetivo de detectar posibles variaciones y sinónimos relevantes.

Por esta razón, es recomendable utilizar plataformas de monitoreo de palabras clave (keywords), como SemRush, KW Finder y Keyword Revealer. Estas herramientas te permiten analizar el flujo de palabras clave y utilizar esos datos a tu favor a la hora de redactar un artículo SEO.

Estructura básica de un artículo SEO

Con el tema y las palabras clave en mente, el siguiente paso es definir la estructura del artículo, respetando algunos elementos básicos del SEO:

  1. Título (Etiqueta H1): Debe contener la palabra clave y, de ser posible, situarla al inicio del encabezado.
  2. Primer párrafo: Debe integrar frases cortas y no exceder las 5 líneas. El párrafo debe contener la palabra clave en la primera oración.
  3. Subtítulos (Etiqueta H2): Se utilizan para dividir el texto, enfatizando los puntos de mayor relevancia. Los subtítulos también deben contener la palabra clave.
  4. Imágenes optimizadas: Deben ser ligeras e integrar la palabra clave en el texto alternativo (campo oculto que aparece al subir la imagen).
  5. Subtítulo (Etiqueta H3): Se utilizan para crear títulos de subapartados que se relacionan directamente con el subtítulo principal (H2). También funcionan para integrar palabras clave derivadas.
  6. Meta descripción: Es la descripción de tu artículo que aparece debajo del título en los resultados de búsqueda de Google. Debe integrar la palabra clave principal.
  7. Enlaces: Internos (a tu web) y externos (a otras webs).

Además, la densidad de la palabra clave depende de la longitud del texto. En un artículo de 1.000 palabras, por ejemplo, se recomienda utilizar la palabra clave principal un máximo de 5 veces.

Importancia de la estructura

La estructura del contenido afecta directamente la forma en que Google interactúa con nuestro sitio web. Por lo tanto, la información que proporcionamos debe incluir siempre el tema principal, las palabras clave relacionadas, la categoría, y mantener la legibilidad y relevancia.

Debemos entender que los algoritmos de Google (y otros motores de búsqueda) analizan los elementos principales de cada texto y determinan la importancia de las palabras clave considerando su autoridad. Por ello, los encabezados (H1, H2, H3) son esenciales.

Es importante destacar que:

  • Debes utilizar sólo una etiqueta H1 (el título ya es un H1) para que el algoritmo no se confunda y sepa a qué darle prioridad.
  • Es necesario dar relevancia a la URL y a los enlaces internos y externos.

Como redactor SEO, la tarea es integrar todos estos aspectos para controlarlos y editarlos si las circunstancias lo requieren, ya que la idea es ofrecer información actualizada sin descuidar los aspectos básicos del SEO.

Consejos adicionales

El objetivo es que tu contenido sea atractivo y fácil de leer. Para lograrlo, puedes seguir estos consejos:

  1. Título llamativo: Debe integrar la palabra clave principal.
  2. Introducción: Dos o tres párrafos son suficientes para una buena introducción que incluya la palabra clave.
  3. Párrafos: Incluye 2 o 3 párrafos antes y después de un encabezado.
  4. Frases: Deben ser cortas. Usa más puntos y menos comas.
  5. Uso correcto de encabezados H2 y H3: Para los puntos relevantes de un tema específico.
  6. Uso de negritas: Resalta los puntos más importantes del texto.
  7. Usa listas para enumerar puntos específicos: Google ama las listas, y a los lectores les resulta más visual e intuitivo leer textos enlistados.
  8. Optimiza las imágenes: Tamaño, peso, nombre del archivo, etiqueta Alt, que deben girar en torno a la palabra clave.
  9. Optimiza la dirección URL: Una URL corta que contiene la palabra clave es una URL exitosa.

Puede parecer mucha información, pero con práctica, todo tendrá mucho más sentido. Tan sólo analiza este artículo que lees ahora. Tiene todo lo mencionado: Título, subtítulos, enlaces internos y externos, negritas, listas, imágenes y URL optimizadas, y palabras clave.

¿Qué es un redactor SEO? ¿Cuál es su importancia en Internet?

¿Necesitas un redactor de confianza + textos persuasivos? Puedes confiar en mí. Contáctame para empezar a organizar una propuesta de valor que se ajusta a tus necesidades. Y recuerda: ¡Juntos somos más que contenido!